Esta web utiliza cookies para darte la mejor experiencia al consultarla. Si continúas navegando en ella, implica que estás de acuerdo. Aquí puedes consultar la política de privacidad de TCA Recovery Coach.
Entendido


Todo sobre el hambre extrema


El hambre extrema es un fenómeno común en recuperación de un trastorno alimentario restrictivo. Comprenderlo te puede preparar para saber cómo actuar en favor de tu recuperación. Victoria y yo hemos elaborado este completo artículo descargable que responde en detalle las cuestiones esenciales sobre el hambre extrema como qué es o cuánto dura. Este post resume brevemente las principales respuestas. Os animamos a ver también la serie de posts y vídeos IGTV en nuestras cuentas de Instagram (Victoria, Miriam).


1. ¿Qué es el hambre extrema?
“Comer y comer y no sentirse satisfecho o saciado”. Puedes estar físicamente lleno, pero querer comer más. Te sientes vacío y lleno al mismo tiempo. Eres como un pozo sin fondo. Luego está la definición formal de hambre extrema o hiperfagia: “Es la respuesta fisiológica del organismo a la restricción prolongada o al déficit energético”. El hambre extrema no es un fenómeno exclusivo de los trastornos alimentarios en los que hay restricción ya que el déficit energético puede ser provocado por otras circunstancias como deporte excesivo, tumores o hambrunas impuestas. El hambre extrema se puede manifestar en forma de señales de hambre físicas (ej., rugir de tripas) o mentales (ej., pensamiento obsesivo con comida).


2. ¿Qué no es el hambre extrema?
En la cultura de la dieta, el nutricionismo y la gordofobia que caracterizan las sociedades actuales, se han desarrollado conceptos muy controvertidos y ambiguos como la adicción a la comida y el comer emocional. Si experimentas hambre extrema durante la recuperación de un trastorno alimentario restrictivo, no tienes trastorno por atracón, adicción a la comida o comer emocional. El hambre extrema es un fenómeno fisiológico y temporal y pasará cuando tu cuerpo restablezca su balance energético; por tanto, no eres adicto a la comida ni te estás comiendo tus emociones. Facilita tu recuperación y no te pongas etiquetas de problemas que no tienes.


3. ¿Por qué se produce?
El mecanismo que se ve comprometido en el hambre extrema es la regulación del hambre y la saciedad. En esta regulación intervienen múltiples tejidos y órganos, pero el más importante es el tejido graso. Nuestro tejido graso produce una hormona llamada leptina que se encarga de decir a nuestro cuerpo que está saciado. Necesitamos determinadas concentraciones de esta hormona y cada persona tiene unas necesidades dependiendo de su tejido graso óptimo, el cual hace referencia al porcentaje de tejido graso que cada cuerpo necesita. No todos necesitamos el mismo porcentaje de tejido graso, al igual que no todos necesitamos el mismo IMC para estar sanos. Los estudios indican una relación entre el tejido graso, el tejido magro y la hiperfagia, de manera que: a menor tejido graso y magro, mayor hiperfagia.


4. ¿Cuándo aparece y cuánto dura?
El hambre extrema puede ocurrir en cualquier momento de la recuperación y variar en duración según la persona. Para unos empieza desde el primer día que se dan permiso para comer y para otros comienza al cabo de unas semanas o meses; para unos dura varios meses y para otros viene y va; para unos se presenta en las últimas fases de restauración del peso y para otros no se presenta nunca. Y cualquier variación de estos ejemplos es perfectamente normal.


5. ¿Qué hacer ante el hambre extrema?
La respuesta sencilla es honrar tu hambre sin juzgarla y comer hasta quedarte saciado físicamente y satisfecho mentalmente. Si ignoras el hambre o respondes comiendo pero con tus condiciones o utilizando conductas purgativas o restrictivas, empeorarás o retrasarás tu recuperación. En un porcentaje pequeño de casos, fruto de la desnutrición severa y prolongada, existe el riesgo del llamado síndrome de realimentación. En estos casos, puedes requerir supervisión médica inicialmente para aumentar las ingestas de manera segura.


6. ¿Y si mi peso es normal o alto?
Si experimentas hambre extrema y según el IMC tu peso se considera normal o alto, necesitas hacer exactamente lo mismo: honrar tu hambre. Esto te puede chocar ya que vivimos en una sociedad gordofóbica donde los cuerpos delgados son idealizados y los cuerpos más grandes son estigmatizados. La verdad es que cada persona tiene un rango de peso que viene en gran medida determinado por la genética y que nuestro cuerpo regula a través de complejos mecanismos de hambre, apetito y saciedad. Por tanto, con independencia de tu peso actual, tu cuerpo puede estar desnutrido o en déficit energético si está por debajo de su rango de peso óptimo.


7. ¿Y si no experimento hambre extrema?
Hay un grupo de personas que no experimenta hambre extrema en recuperación. No estás haciendo nada mal. Eso sí, para tener la certeza de que perteneces a ese grupo, asegúrate de cumplir lo siguiente: honra tu hambre mental y no solo física, come en abundancia (las recomendaciones energéticas para la población general “no desnutrida” no aplican en tu caso) y come variado de lo que realmente te apetezca (sí, hablamos de pasta, bocadillos, queso, pizza, chocolate o dulces, entre otras muchas cosas). Si aun así el hambre extrema no aparece, sigue adelante. ¡Lo estás haciendo bien!


Esperamos que tanto los profesionales como los pacientes y sus seres queridos entiendan que el hambre extrema es un fenómeno fisiológico normal y que no hay que luchar contra él, sino responder ante él porque es un facilitador de la recuperación. Por favor, no la juzgues o ignores, no la etiquetes de cosas que no es y hónrala con independencia del tamaño o peso corporal. Nos encantaría conocer tu experiencia y opinión sobre el artículo. ¡Gracias por leernos!

Deja tu comentario

Nombre
Comentario

Otras personas han comentado ...

Carmen
28-03-2021
¡Gracias por tan excelente información! Estoy en este proceso y me sentía tan culpable de seguir comiendo, pero ahora entiendo todo.

Respuesta:


Hola Carmen,
Me alegro mucho. Soy consciente de que es difícil de aceptar porque recibimos mensajes contrarios desde cultura de dieta; mensajes que solo generan más culpa y miedo a lo que ya per se genera el propio desorden alimentario. Confía en tu cuerpo y poco a poco, día a día, las cosas se irán normalizando. Un abrazo.

Damián
17-03-2021
¡Qué buen post! Ahora me quedo más tranquilo. Estoy en recuperación desde hace 3 meses y hace 2 semanas que tengo hambre todo el tiempo. Hoy comí dos frutas de postre porque tenía más hambre, y las disfruté. Pero tengo hambre todo el tiempo y entiendo que es parte de la recuperación.

Respuesta:


Hola Damián,
Me alegra mucho que estés en recuperación activa de tu TCA y que este artículo te haya aclarado cuestiones básicas para hacer una recuperación sólida. Sí, es normal y muy común sentir hambre continuamente especialmente en las primeras etapas de la recuperación, cuando uno empieza a comer más y dependiendo de tu estado físico-nutricional, deficiencia energética, restricciones previas, etc. No tengas miedo al hambre; es tu aliada para recuperarte.

Ana
12-03-2021
Hola! Llevo 3 días experimentándolo y pensé que eran atracones porque paso las 5000 calorías. Pero veo que es normal porque apenas estoy empezando la recuperación.

Respuesta:


Hola Ana,
Como indicas, estás en una fase muy temprana de tu recuperación y apenas llevas unos días. Es totalmente normal que suceda esto. Puedes leer también acerca del famoso Experimento de Minesota (Minnesota Starvation Experiment). El primer artículo de mi blog lo explica. Mucha ánimo en tu camino.

Melanny
01-03-2021
Gracias por esta información
Estaba muy asustada porque ahora en mi recuperación como y no me lleno nunca. Y si me lleno, a los 10 minutos tengo hambre. Me asustaba eso y ahora encontré el porqué.

Respuesta:


Hola Melanny,
Gracias por tu mensaje. Me alegra que el artículo te ofrezca una base para entender por lo que estás transitando en esta fase de tu recuperación. No haces nada malo ni incorrecto por honrar tu hambre. Y recuerda, esto también pasará.

Fernando
25-02-2021
Ay, es horrible acabo de comer hace una hora. Después me comí una manzana para pasar esa hambre y aun sigo con mucha hambre hasta me llega a sonar el estómago.

Respuesta:


Hola Fernando,
Si es realmente hambre extrema porque existe un déficit energético en tu cuerpo, una manzana no remediará ese hambre. No obstante, si te lo puedes permitir lo ideal sería transitar este proceso de la mano de un profesional experto y conocedor tanto de los trastornos alimentarios como del hambre extrema. Un abrazo.

Anónimo
23-02-2021
No tenía ni idea de esto! Entiendo entonces que voy por buen camino? Gracias por el artículo!

Respuesta:


Hola! Es normal que no tengas idea del "hambre extrema" (técnicamente hiperfagia) ya que los profesionales de salud no suelen hablar de ello (a menudo lo desconocen) y vivimos en una sociedad obsesionada con las dietas, la restricción, la "gordura"... Se nos olvida un hecho básico y es que el ser humano necesita comer en cantidad SUFICIENTE acorde con sus necesidades energéticas que pueden variar mucho según factores genéticos, metabólicos, biológicos, ambientales y de estilo de vida, etc. Desde luego no se pueden determinar por una calculadora de calorías que subestima las necesidades individuales. Animo en tu proceso de recuperación.

Anónimo
10-01-2021
Hola! Muchas gracias por compartir este tipo de información. ¿Cómo sé si realmente es hambre extrema o son atracones?

Respuesta:


Hola,
Es una pregunta muy frecuente que está contestada en el artículo completo. Los episodios de hambre extrema responden a un estado de deficiencia energética o malnutrición del organismo y pueden ocurrir en tanto en cuanto el equilibrio energético y el porcentaje de grasa óptimo que depende de cada cuerpo (no del IMC) no se restablezca. Los atracones, sin embargo, pueden producirse por múltiples factores siendo la restricción uno de sus desencadenantes más comunes (no el único) pero sin que la persona que haga atracón esté en un estado de deficiencia energética.

Ani
03-01-2021
En este proceso estoy, luego de meses de atracones, ahora puedo comer esas cosas cada vez menos. Si antes mis atracones eran de 6000 calorías, ahora son de 2000. Y he logrado reconocer cuando estoy satisfecha.

Respuesta:


Hola Ani,
Nos alegra mucho que estés honrando tu hambre extrema y que veas cómo progresivamente van disminuyendo a medida que te recuperas física y mentalmente. Es buena señal el que seas capaz de nuevo de reconocer tus niveles de saciedad. Sigue en el camino. Un abrazo.

Yupi03
21-12-2020
Hola. ¿Se puede tener hambre extrema sin haber tenido anorexia?

Respuesta:


Por supuesto, como explicamos en el artículo, el hambre extrema (o técnicamente hiperfagia) no es un fenómeno exclusivo de los trastornos alimentarios restrictivos, en absoluto. Es una respuesta fisiológica al déficit energético y/o la restricción prolongada o severa. Por tanto, toda situación, condición médica o patología que curse con desnutrición o restricción puede conllevar hambre extrema. En el artículo ofrecemos varios ejemplos como deportistas o personas que practican mucho ejercicio, personas que sufren cánceres, quemados, hambrunas impuestas (ej., los participantes del estudio de Minnesota, huelgas de hambre, campos de concentración, hambrunas sobrevenidas), etc.

Daniela
20-12-2020
Hola. Muchísimas gracias por este artículo. Mi hambre extrema comenzó hace unos cinco meses. Llevaba un tiempo en recuperación, solo que antes no le daba mucha atención. Quisiera saber cuánto tiempo promedio dura este proceso, ya que en este último mes ha sido mayor y por momentos me agobia que este impulso por comer alimentos "prohibidos" permanezca y esto desencadene en problemas de salud.

Respuesta:


Hola Daniela. Nos alegra que el artículo te ayude a entender y manejar mejor tu recuperación. En primer lugar, respecto a la duración del hambre extrema, tienes esta pregunta respondida extensamente en el artículo. Sabemos que es una de las dudas que más os inquieta pero la verdad es que nadie puede daros una respuesta 100% concreta y certera. Por favor, revisa el artículo para más info. En segundo lugar, lo que sí depende de ti y puedes elegir es cómo respondes al hambre extrema. Lo que ayuda a tu recuperación es honrarla, no juzgarla (eso de "alimentos prohibidos" es un juicio), identificar y reprogramar las restricciones y reglas, centrar tu atención en el presente (no en qué pasará en X meses o años), tener paciencia, hablar con amabilidad a tu cuerpo y a ti en general, etc.

Lesly
05-12-2020
Hola! Llevo 3 meses con Minnie-Maud. Consumía los mínimos para mi edad y de acuerdo a los síntomas. Lo que me espanta es que tengo un IMC normal pero el índice de grasa corporal algo alto. Aún tengo obsesión por la comida. No sé qué hacer, ¿debería continuar con los mínimos?

Respuesta:


Hola Lesly. Me alegra que estés trabajando en tu recuperación. No estoy segura que hayas entendido el concepto de "mínimo energético". Los mínimos reflejan los requerimientos energéticos promedio para las personas con ciertas características (edad, sexo biológico, altura, etc). Se aplican con independencia del IMC o el porcentaje de grasa ya que es la energía que un organismo necesita para desarrollar una actividad "normal" (en promedio). Si vienes de historia de restricción, malnutrición... aún puedes necesitar más. Da la sensación de que estás midiendo tu cuerpo (conoces el peso, el porcentaje de grasa...). Esto alimenta el miedo a subir de peso, por lo que tu cerebro seguirá percibiendo la comida y el peso como amenazas. Recomiendo trabajar en tu recuperación mental para reprogramar todos estos miedos y creencias en torno al cuerpo, peso, etc. A poder ser acompañada de un "buen profesional". Tienes guías y libros recomendados en mi web.

Eva
04-12-2020
Creo que, por fin, entiendo qué narices me pasa constantemente y porqué me apetece todo lo "prohibido" antes de empezar la recuperación (dulces, pasta, pizza, carne etc.), ya que del resto de alimentos suelo comer con más facilidad. GRACIAS.

Respuesta:


Hola Eva. Me alegra que hayas elegido la recuperación y que estés en el camino. Sí, creo que has alcanzado ese momento "ajá" esto era lo que me pasaba. Obvio, pero lo teníamos delante y no nos dábamos cuenta: cuanto más te restringes, prohibas o limites, más probable es que tu cuerpo lo desee o necesite (por un estado de déficit nutricional, energético, emocional, de placer...). En cualquier caso, lo importante es detener y reprogramar la restricción y darse permiso incondicional. Esta es la meta final. Hasta conseguirla, hay un viaje. Intenta disfrutarlo.

Sandra Gonzalez
07-11-2020
Wow! No tienes idea como agradezco haberme encontrado con tu contenido! Justo ayer te miré por primera vez en tu entrevista para Mujer Libre de Dietas y cuando tocaste el tema de hambre extrema mi cabeza explotó! Después me encontré con este maravilloso artículo! Gracias! Desde la adolescencia he tenido problemas con la alimentación, contando calorías y cuidando porciones. Estuve en una dieta restrictiva más de dos años que me llevó a desnutrición, infrapeso y amenorrea. Me mudé de país y hubo muchos cambios en mi vida y alimentación. Hace poco comencé a experimentar hambre extrema. Me aterró! Primer diagnóstico: Trastorno por Atracón. Esto me hacía sentir peor. ¿Cómo era posible que yo -que siempre había "controlado" mi peso e imagen- estuviera ahora pasando por ello y subiendo de peso? Leer tu artículo ofrece una explicación lógica a mis conductas y sensaciones. Me llena de paz y libertad.

Respuesta:


Gracias por tu comentario, Sandra. Me alegra mucho que hayas encontrado la explicación para esos supuestos "atracones". En pocas palabras, no es otra cosa que hambre extrema o la respuesta natural del cuerpo humano cuando lleva años "muerto de hambre" (técnicamente hablando en un estado de déficit energético y malnutrición). El cuerpo humano está diseñado para protegerse frente a las hambrunas (estar a dieta, comer por debajo de las necesidades energéticas individuales, restringir comida...). El hambre extrema es uno de esos mecanismos de protección. No hay culpa ni vergüenza; es tu cuerpo protegiéndote de uno de las mayores amenazas para la supervivencia y la salud: la hambruna o escasez de alimentos. Te deseo lo mejor en tu proceso de recuperación.

Ida
01-11-2020
Muchas gracias por este post. Por cierto, quería consultar llevo un mes haciendo MinnieMaud y estoy en mi peso normal. Pero aún no tengo mi periodo, debería continuar con la ingesta o simplemente quedarme con una dieta de mantenimiento? El hambre extrema se detuvo hace unos días, pero no estoy segura.

Respuesta:


Gracias por tu comentario. Me alegra mucho que estés avanzando en tu recuperación y trabajando duro en ella. Un mes es muy poco tiempo para que el cuerpo complete la rehabilitación nutricional, por ello es muy improbable que te regrese el ciclo menstrual en tan solo un mes de comer los mínimos y honrar tu hambre. Dale tiempo a tu cuerpo y tu mente; tienen mucho de trabajo de reparación que hacer. Te sugiero leer otro artículo en mi blog sobre los mínimos energéticos. Te deseo lo mejor.

Camila
27-10-2020
Muchas gracias por hacer este post, de corazón. Llevo sintiendo hambre extrema 3 días y sospechaba que podría ser eso. Estuve con una dieta muy estricta y comía muy poco (era muy delgada pero era una dieta para colon irritable) y me aburrí y dejé esa dieta porque no podía comer nada y no quería seguir bajando de peso. Desde septiembre empecé a comer todo lo que quisiera, pero me empecé a sentir un poco mal del colon. Ahora en octubre he intentado “moderarme” en cuanto al tipo de alimento no la cantidad y me empezó a dar este hambre extrema con sensación de fatiga. Me carga sentir hambre (me recuerda cuando tuve mi trastorno alimenticio hace años). No sé qué me pueden recomendar de comer. Algo que no caiga mal al colon. Este es mi mayor problema, buscar algo de comer que no me caiga mal. Si hay alguna chica empezando el trastorno, por favor, paren y busquen ayuda. El colón se hace añicos y son puros problemas después.

Respuesta:


Muchas gracias por tu comentario, Camila. Siento que estés sufriendo "problemas de colón". A veces son secuelas físicas de las dietas restrictivas, los trastornos alimentarios, etc. Considero que lo mejor es que busques ayuda médica especializada que pueda prescribir las pruebas diagnósticas pertinentes y/o el apoyo de un especialista en nutrición informado también en trastornos alimentarios que pueda ayudar con las pautas alimentarias o de estilo de vida adaptadas a tus necesidades individuales. Dentro de las limitaciones alimentarias que tengas por tus problemas de colón, lo importante es que tomes la cantidad que tu cuerpo necesita para estar bien. Te deseo lo mejor y que te recuperes pronto.

A
21-10-2020
Hola! Hoy he tenido un ataque de hambre extrema y leer este post me ha hecho sentir arropada. Gracias de corazón.

Respuesta:


Cuánto me alegra saber que el artículo te ha aliviado y ayudado a entender que estos episodios de hambre extrema son normales en el contexto de la recuperación de un trastorno alimentario o restricción prolongada. Te deseo lo mejor en tu proceso.

Salma
30-09-2020
Gracias, de verdad! Cuando comprendemos que el proceso de sanar toma tiempo y lo que nos sucede es temporal, vuelve la calma y la aceptación.

Respuesta:


Así lo pensamos también nosotras al elaborar el artículo y divulgar sobre el hambre extrema y otros fenómenos de la recuperación, Salma. Aunque la comprensión y el conocimiento de lo que está pasando no lo soluciona todo, es un elemento importante ya que desde ese conocimiento se pueden tomar mejores decisiones y acciones pro-recuperación. Un abrazo y ánimo en tu proceso.

Sara
24-09-2020
Me ayudó muchísimo este artículo porque llevo 3 días experimentando esto y me aterra. La culpa me ataca la consciencia pero al leer que no solo a mi me ha pasado y que voy por buen camino me alivia mucho más.

Respuesta:


¡Hola, Sara! Por supuesto el hambre extrema en recuperación es mucho más común de lo que se cree. De hecho, muchos profesionales no saben ni que existe y por tanto no se lo explican adecuadamente a sus pacientes/clientes. Esto hace que se confunda con otros fenómenos o comportamientos que no son "hambre extrema" como trastorno por atracón, comer emocional o adicción a la comida. Todo esto se explica en el artículo completo porque es muy importante que no se obstaculice la recuperación por puro desconocimiento, gordofobia o mentalidad de dieta. Gracias y ánimo!

Rocio
12-05-2020
Conozco este fenómeno desde hace unas semanas y me ha cambiado la vida. Me ha quitado el sentimiento de culpa y ya no me provoco el vomito después de un “festín de recuperación” porque me niego a volver a llamarlo "atracón" como llevan llamándolo mis terapeutas tantos años. He llegado a ser juzgada y de muy malas formas por una enfermera “experta en TCA” cuando pesando 40 Kg y estando al borde del ingreso (con sonda según el médico), le comentaba que me había comido una pizza con un helado de medio litro el fin de semana, y según ella NADIE HACE ESO. Salí de allí bastante sorprendida pues antes de empezar con la enfermedad era mi rutina habitual los fines de semana, la diferencia es que no me causaba culpa ni compensaba después.

Tengo una duda, ¿qué es el síndrome de realimentación?
Miles de gracias

Respuesta:


Gracias por compartir tu experiencia, Rocío. Me alegra que hayas conocido qué es el proceso fisiológico de hambre extrema y cómo en realidad puede ayudar a recuperarte. Por desgracia es común que los "profesionales sanitarios" lo desconozcan y etiqueten de otras cosas. Respecto al síndrome de realimentación, se da en un porcentaje reducido de casos cuando la persona parte de unas ingestas excesivamente bajas (semi-inanición) y/o está excesivamente desnutrida y se aumentan rápidamente las ingestas, de manera que el organismo no puede asimilar los nutrientes y procesarlos por encontrarse en un estado físico muy deteriorado y un metabolismo ralentizado en modo de supervivencia. Por ello, la advertencia de que si se está en ese estado se recomienda un incremento gradual de ingestas en la primera semana hasta alcanzar 2000kcal/día aprox y asegurar que el organismo reacciona bien. Una vez fuera del peligro del síndrome de realimentación, se debería seguir aumentando el aporte diario.

Anónimo
10-03-2020
No sabéis lo que me alivia saber que no soy la única persona con hambre extrema! Es que además tiene todo el sentido que cuando tu cuerpo ha estado tan falto de alimento y tan restringido quiera comer en grandes cantidades. Gracias a vosotras, ahora lo veo de otra forma. El hambre extrema me ayudará a recuperarme!

Respuesta:


Sin duda te ayudará a recuperarte en tanto la honres. Es tu cuerpo pidiendo nutrientes para poder restaurar su estado de equilibrio en el que funcione de manera óptima nuevamente. Y no eres la única ni mucho menos, como explicamos en el artículo el hambre extrema es de lo más común en recuperación de un trastorno alimentario o alimentación restrictiva. Sigue adelante, no te detengas!

Últimos artículos del Blog